jueves, 27 de octubre de 2016

Reseña: El niño en la cima de la montaña; John Boyne.

¡Buenos días solitarios! ¿Como lleváis la semana? Yo, como siempre, hasta arriba de coas y bastante cansada pero bueno. Hoy os traigo, de nuevo, una reseña que espero que os guste mucho.

Nº de páginas: 256 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: SALAMANDRA (PUBLICACIONES Y EDICIONES SALAMANDRA)
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788498387278

París, 1935. Los primeros siete años de la vida de Pierrot, de padre alemán y madre francesa, están marcados por el candor de una infancia no muy distinta de la de cualquier otro niño. Pero al igual que para millones de personas, la guerra lo cambiará todo. Tras la muerte prematura de sus padres, Pierrot tiene que abandonar París y separarse de su íntimo amigo Anshel, un niño judío de su misma edad. Deberá viajar solo hasta Alemania para vivir con su tía Beatrix en la misteriosa casa en la que está empleada. Y no se trata de una casa cualquiera, sino del Berghof, la enorme residencia que Adolf Hitler tiene en lo alto de una montaña en los Alpes de Baviera. Hasta su llegada a Alemania, el pequeño Pierrot —que ahora se llama Pieter— no sabía nada acerca de los nazis. Ahora, acogido en el entorno íntimo del todopoderoso Führer, se verá
envuelto en un mundo tan extrañamente seductor como peligroso, en el que no habrá lugar para la inocencia. Al final de la guerra, Pieter logrará regresar a París en busca de algo que le permita aliviar el peso de su culpa, y en las últimas páginas, un sorprendente desenlace obligará al lector a reinterpretar un aspecto clave de la historia que revela la insondable dimensión del perdón y la amistad.

En El niño en la cima de la montaña nos encontramos ante una historia muy pero que muy realista, de esas que hay que leer en algún momento de tu vida por todo lo que contiene, por todo lo que enseña y por todo lo que aporta.

La trama está narrada desde el punto de vista de un niño lo que la dota de cierta inocencia. Es impactante leer cosas que, si bien Pierrot no entiende o no acaba de ver el alcance real que tienen, el lector comprende a la perfección y que se nos presentan con un poso de inocencia y fragilidad que llegan hondo.

Sin dudas, es un gran reflejo de cómo era la sociedad en esa época, es un vivo retrato de lo que provoca una guerra, de las secuelas que deja, tanto físicas como mentales, estás últimas quizás las más peligrosas y difíciles de curar y de todas las cosas que se acaban haciendo por defender un país.

Se nota que al autor estos temas le interesen pues detrás de toda la novela hay un grandioso trabajo de documentación. Por ello, es en cierto modo, una forma de aprender historia, de saber cómo fue un episodio real del pasado, es una forma de que veamos de lo que es capaz de hacer el ser humano ya que se nos muestra lo mejor y lo peor de él y el lector acaba dándole vueltas a todo, reflexionando sobre cómo puede haber tanta maldad en algunas personas.

Un punto a favor, es que, a pesar de que la historia está narrada por un niño, se nos muestra la crueldad sin filtros, tal y como es, cruda y dura por lo que algunos momentos reconozco que son difíciles de leer y te llegan muy adentro, removiéndote mucho y repugnándote aún más.

Si tuviera que describir lo que sentía leyendo el libro en una sola palabra esta sería rabia. Rabia por lo que se nos narra, por las cosas que suceden, rabia por algunas actitudes, que eran tales que me enervaban mucho por dentro, me cabreaban y me hacían hervir la sangre y más teniendo en cuenta y sabiendo que en su momento (y por qué no decirlo, incluso ahora), se daban de verdad y continuamente, que había gente tan desalmada como la que se nos muestra en la historia. Leer todo esto hacía que me sintiera muy impotente al no poder hacer nada cuando me moría de ganas de actuar.

Otro punto destacable es la gran evolución que sufre Pierrot, aunque está no sea a mejor precisamente. Crece demasiado rápido pues la vida, la realidad, le hace perder esa inocencia de la que hablaba antes demasiado pronto, haciendo que se convierta en adulto siendo realmente apenas un niño. Su cercanía a Hitler influye muchísimo en su cambio, haciendo que se convierta en alguien totalmente diferente e irreconocible, cambiando su forma de ser completamente, haciendo que deje de ser Pierrot para ser Pieter, alguien que, si me permitís que lo diga, es muy despreciable.

El final me ha gustado mucho, a pesar de que no es que tenga mucha acción, es un final muy emotivo, de esos que te hacen cerrar el libro con una sonrisa en los labios y lágrimas en los ojos. Es en cierto modo cerrado y, sobre todo, muestra el gran alcance que tiene el perdón y el gran poder de la amistad.

Los personajes están muy bien construidos y definidos y, en esta ocasión, no he sentido que le faltase profundidad a ninguno, ni a los secundarios. No hablaré de ninguno en profundidad (bueno, de Pierrot ya lo he hecho) porque creo que hay que conocerlos sabiendo cuanto menos de ellos mejor, para así no tener ideas preconcebidas y que así el lector pueda juzgar por sí mismo como son.

En resumen, El niño en la cima de la montaña es una historia muy realista que todo el mundo debería leer alguna vez en la vida por todo lo que enseña y aporta. Contamos con una historia muy dura, que incluso puede llegar a ser cruda y cruel, pero que está contada con cierto poso de inocencia, con unos personajes que hay que conocer para poder juzgarlos y con un final muy emotivo que nos enseña el gran poder de la amistad y el perdón. Con lo que más me quedo es con que nos narra un hecho real en el que se demuestra la maldad que albergan algunos seres humanos y que nos hará reflexionar mucho.



Con la colaboración de Boolino.
http://www.boolino.es/es/libros-cuentos/el-nino-en-la-cima-de-la-montana/


Y decidme, ¿habéis leído el libro? ¿Os gustó? ¿No? ¿Queréis leerlo? Contadme!











Nos leemos pronto :)

6 comentarios:

Tamara López dijo...

No sé si me apetece ahora leer algo así, pero en un futuro seguro :)

Inma Swan dijo...

¡Holaaa!
No lo conocía pero me pinta bien, me lo apunto. Gracias por la reseña.
¡Besos!

Manuel.m.ad dijo...

Hola Meri,
La verdad es que tengo muchísimas ganas de leer este libro porque es del estilo de El niño con el pijama de rayas y estoy seguro que me va a encantar. Además que seguro que es cierto que es uno de esos libros que no puedo perderme que hay que leer una vez en la vida. Así que espero hacerme con él muy pronto :)
Un beso ^^

eѕтнer™ dijo...

¡Hola!

Me alegra que te haya gustado tanto ^^ Yo aún tengo entre mis pendientes esta novela y le tengo muchísimas ganas, sobre todo por lo mucho que me gustó El niño con el pijama de rayas y por lo mucho que me gustan las novelas ambientadas en esa época, pero aún no me animo a leerla porque ahora mismo me apetecen otro tipo de lecturas más alegres -por así decirlo-. Aun así, estoy completamente segura de que coincidiré en tu opinión cuando la lea, así que espero hacerlo pronto ^^

Gracias por la reseña. ¡Besos!

raquel campos dijo...

Hola, un autor de los que tengo pendientes!!!Me llama mucho leerlo!

Besos!!

Riku dijo...

No sabía que había salido un nuevo libro de John Boyne, es uno de mis eternos autores pendientes.
Por lo que veo parece ser una historia bastante dura, y si, parece que al autor le gustan este tipo de temas, pero bueno, si estan bien documentados y narrados, adelante.
Un saludo!