miércoles, 26 de abril de 2017

Reseña: Máscaras; Amy Harmon.

¡Buenos días solitarios! ¿Como lleváis la semana? Yo como siempre, con menos tiempo de lo normal pues estoy en busca del curso que estudiaré el año que viene y no paro de ir de un sitio a otro, además de que llevo unos días un poco pachucha. Pero bueno, hoy al fin he logrado sacar un hueco y os traigo una reseña, que espero que os guste mucho.

Nº de páginas: 304 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: OZ EDITORIAL
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788416224531

El joven Ambrose Young lo tiene todo: éxito, popularidad, inteligencia y belleza. Es demasiado perfecto para alguien como Fern Taylor, una chica tímida y soñadora, y ella lo sabe. Pero las cosas pueden cambiar en un abrir y cerrar de ojos. El chico y sus cuatro amigos se marchan a la guerra de Irak para servir a su país tras los atentados del 11S. Solo Ambrose regresa vivo, pero totalmente desfigurado y con el alma profundamente herida. ¿Seguirá amándolo Fern ahora que Ambrose ha perdido su belleza? ¿Podrá sanar sus heridas y devolverle la confianza y la seguridad que tanto necesita?

Comencé a leer este libro un poco a ciegas y sin saber realmente que encontraría en el, aunque debo admitir que, tras ver tantas buenas opiniones sobre el, esperaba que fuese una muy grata lectura, cosa que ha sido aunque con algunos matices.

Se ha dicho mucho que Máscaras es una versión moderna de La bella y la bestia, y aunque es cierto que tiene cosas de esa historia, para mi, no tienen nada que ver una con la otra y simplemente coinciden en lo de chica guapa y chico feo (aunque esto siempre es muy relativo). Máscaras es mucho más que esto, es una historia más profunda, que trata bastantes temas, que te hace reflexionar y que esconde un mensaje muy bonito.

Para mi, las novelas se dividen en dos bloques, uno es en el que lo importante es la acción y otro en el que lo que más fuerza tiene son los personajes. Máscaras para mi pertenece al segundo grupo. La historia en si, aún teniendo un buen mensaje, no me ha parecido nada del otro mundo pero los personajes destacan de una forma brutal. Más adelante hablaré más en profanidad de ellos, pero sin dudas son el punto fuerte del libro.

La trama en si, como ya he dicho, no me ha parecido especialmente original. Trata un tema que es fácil de encontrar en otros libros, aunque reconozco que la autora le da un enfoque diferente. Lo que más destaca, aparte de los personajes, es todo lo que te hace sentir. La historia es un cúmulo de sentimientos y el lector los vive junto a los personajes y de una forma muy intensa por lo que acaba siendo feliz cuando ellos lo son y llorando cuando ellos sufren. La autora logra que se empatice mucho y se conecte profundamente tanto con los personajes como con la historia por lo que esta aún sin ser nada realmente especial, llega a calar hondo.

La trama llega tanto no solo por lo que se conecta con ella sino por el mensaje que esconde tras sus páginas. Nos enseña o nos muestra, como queráis decirlo, que el amor verdadero no se rige por la belleza exterior sino por la interior. Que cuando se quiere a alguien de verdad, da igual su aspecto físico y que lo que acaba enamorando realmente es la personalidad, la forma de ser, las cosas que guardamos en nuestro interior. Creo que, mientras Fern va demostrándole a Ambrose que su amor va más allá de lo puramente físico, el lector se va empapando de ello y va quedándose con un mensaje que es muy importante, por lo que esto es algo me ha gustado mucho.

Por otro lado, me ha gustado que se alterne el presente con el pasado y que se nos cuenten cosas que ocurrieron cuando Fern y compañía eran pequeños pues viene bien cuando se nombra alguna situación en el presente y nos la explican a través de un flashback y además sirve para conocer mejor a los personajes y así poder entenderlos aún más y con más profundidad.

Algo a destacar es que la historia es muy real y como la vida misma. Los personajes no viven solo cosas buenas, sino que tienen que lidiar con muchos sinsabores, tienen que pasar por malas experiencias de las que aprenden y salen más fuertes y más maduros, viven momentos de felicidad pero también momentos de tristeza que parten el corazón...Y eso los hace más reales a ellos y a la historia pues es mucho más fácil identificarse con personajes que viven lo que cualquiera podría vivir.

Engancha y sorprende bastante pero no es lo principal. Pasan cosas que son fáciles de adivinar, pero la mayoría de giros que hay (que tampoco son muchísimos por el tipo de historia que es) cogen al lector desprevenido y no se los espera, sobre todo hacía el final pues pasan cosas que jamás habría pensando que pasarían.

La historia de amor puede parecer el eje principal de la trama y aunque lo es hasta cierto punto, no es lo único que la hace avanzar. Y es que para mi lo principal de la historia es la superación, es el ver como los personajes se superan a si mismos y crecen como personas, maduran y aprenden. La historia de amor en si me ha gustado y me ha parecido muy pero que muy creíble y natural, pues se da a fuego lento, poco a poco, sin prisa pero sin pausa y es muy dulce y bonita.

Tras todas estas cosas buenas, os preguntaréis que es lo que no me ha gustado. La verdad es que no os lo sabría decir pues no es algo concreto. Es más bien una sensación. Y es que mientras leía el libro, tenía todo el rato la sensación de que le faltaba algo. Un algo que no se explicar que es, pero que me faltaba para que fuese redonda. Aún hoy sigo sin saber que es exactamente, pero creo que le falta esa chispa que haga que para mi sea una historia perfecta.

El final me ha dejado con un sabor agridulce. Es cerrado y no quedan cabos sueltos pero me ha dejado totalmente dividida. Por un lado, me dejo satisfecha y me hizo terminar con una sonrisa en los labios pero por otro me dejó un poco tocada y con cierta sensación de vacío por dentro.

Los personajes, como ya he dicho, han sido lo mejor de toda la historia y creo que están muy bien construidos, sobre todo los tres principales, y tienen mucha profundidad y muchos matices, aunque, a algunos secundarios, como suele pasar, les ha faltado desarrollo para mi gusto.

Fern es con la que menos he congeniado. Me gusta que nunca cambie su forma de ser, que siempre se mantenga fiel a si mima, esa bondad que tiene, esa inocencia, pero a veces creo que peca de inocente y buena y se me hacía algo pesada de leer. Por otro lado, me gusta lo madura que es para su edad y como afronta las cosas.

Ambrose me ha gustado más que Fern quizás porque es un poco más torturado y tiene más matices. Lo que más destacaría de el es la evolución que sufre, como crece y acepta las cosas, además de que, aunque a priori puede parecer que será el típico chico un poco tonto, es muy profundo y muy reflexivo, además de muy maduro, entregado y responsable.

Pero, sin dudas, el mejor personaje de la historia es Bailey, el primo de Fern. Es un chico que tiene una distrofia muscular que le hace ir en silla de ruedas y no sabéis lo vital que es, lo alegre, divertido, ingenioso, optimista, con ganas de vivir la vida al máximo, inteligente, tierno, bueno...Podría pasarme el día diciendo cosas de el y no acabaría nunca. Me ha robado completamente el corazón y brilla con luz propia, de verdad, es de esos personajes que merece totalmente la pena conocer y que es inolvidable. Simplemente maravilloso.

Pero la vida es así. No podemos elegir ni cuándo ni cómo morimos. Nadie puede.
He llegado a pensar que la belleza frena el amor.
Quizá cada uno de nosotros representa una pieza del puzle. Encajamos unos con otros y creamos esta experiencia a la que llamamos vida. Ninguno sabemos cuál es nuestro papel o de qué manera acabará todo.
La muerte es fácil, vivir es lo más difícil.
Creo que pasa lo mismo con las personas. Cuando las miras de verdad, dejas de ver una nariz perfecta o unos dientes rectos. Dejas de ver las marcas de acné o el hoyuelo de la barbilla. Todos esos rasgos se difuminan, y entonces ves los colores, lo que se esconde en el interior, y la belleza adquiere un significado nuevo.

En resumen, Máscaras es una historia que esconde mucho más en su interior de lo que parece. La trama en si no destaca por su originalidad pero es un cúmulo de sentimientos que la autora logra que el lector haga suyos. Con un mensaje muy bonito escondido tras sus páginas, la historia es muy real y como la vida misma. Contamos con una historia de amor muy creíble y natural y con unos personajes que, sin dudas, son el motor principal de la historia y que merece totalmente la pena conocer. Lo único negativo que le encuentro, es que para mi le falta esa chispa que la haga ser una historia perfecta.



Con la colaboración de OZ Editorial.


Y decidme, ¿habéis leído el libro? ¿Os gustó? ¿No? ¿Queréis leerlo? Contadme!









Nos leemos pronto :)

7 comentarios:

Irene Marijuan dijo...

¡Hola!

De todos los retellings de La bella y la bestia que estoy viendo últimamente por ahí, el que más me llama es este, que tiene pinta de ser super profundo y bonito.
Una pena que te faltara ese "algo", esa "chispa", pero de todas formas me dejas con ganas de leerlo.

¡besos!

Tamara López dijo...

El género me gusta y pinta bien, así que no lo descarto ^^

Marya dijo...

¡Hola bonita! ¡Cuánto tiempo! Pese a que al principio no me llamaba nada este libro, después de leer reseñas me apetece un montón. Un besote :)

Neftis dijo...

A pesar de lo que te ha gustado, lo voy a dejar pasar porque no me termina de convencer.

Saludos

Siriax2 dijo...

Me han hablado muy bien de él y la verdad es que, aunque en principio no me llamaba, al final me lo terminaré leyendo.

Bibliotecaria Recomienda dijo...

Hola, no conocía tu blog, pero desde ahora ya tienes una nueva seguidora.

Justo tengo este libro en lectura, de momento me está gustando, ya te contaré.

Gracias por la reseña.

Si te apetece conocer mi blog te espero en: Bibliotecaria Recomienda

Patricia London dijo...

Hola!
Qué ganas de leerlo. Una reseña estupenda.

Saludos.